27 noviembre 2015

Testigo del tiempo

Tomé el camino de la riera
buscando  el gran abeto
que  intentamos abarcar con nuestros brazos

abiertos  como alas ávidas

                     del pálpito de su historia
                     de materia noble
                     de  lo estable

me acerqué a su corteza engarzada
y  acarició mi tacto como entonces
                                                   admitió mi peso vencido
                                                   aspiró el cansancio de mis poros
                                                   invocó  la esperanza en lo invisible
pasaremos

como  pasaron junto a sus ramas quienes alimentan sus raíces

                    Conversa con el sol el testigo del tiempo
                    sus  hojas aciduladas batutas del viento
                    susurrante.


Dedicado a las personas queridas que ya no están con nosotros.

1 comentario:

Raúl dijo...

Hermoso. Muy hermoso.

Related Posts with Thumbnails